Seleccionar página

CAPILLA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN O DE SAN LORENZO

RETABLO DE LA CAPILLA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN O DE SAN LORENZO

Retablo_de_la_Inmaculada_o_San_Lorenzo

El primer retablo de la Concepción había sido construido por el maestro carpintero Antonio Álvarez sobre los años de 1675. Se montó un nuevo retablo durante la reforma del s. XVIII, aprovechando los dos nichos y las columnillas de los retablos del crucero; se le acopló el nicho central de Ntra. Sra. del Rosario y se construyeron nuevos los bancos, repisas y un altar de madera pintado, porque el que tenía era de piedra. En 1776 se doró, lo cual contrasta con los repintes de purpurina, aplicados en reformas recientes.

IMAGEN DE SAN LORENZO

San_LorenzoLa devoción de S. Lorenzo es de las más antiguas de esta parroquia (s. XVI). Algunos tienden a pensar que, debido a su parecido con la Sta. Catalina del Retablo Mayor, podría ser del mismo autor, Luján Pérez. Las superficies lisas de las nubes que pugnan por salirse del pedestal, la parrilla apoyada en estas y la forma hidalga de sujetarla, los pliegues menos finos por la calidad de las telas, el ligero movimiento ascensional y el clásico naturalismo del rostro, son características que se dan en las dos obras mencionadas. La imagen de S. Lorenzo lleva sobre su cabeza una diadema de plata.

IMAGEN DE SAN ANDRÉS

San_AndrésEncontramos referencia a la imagen desde el año 1630. Es una talla de proporciones clásicas, rostro sereno y equilibrado. En la túnica predominan las líneas paralelas y angulosas. El manto, más movido, imprime un dinamismo que apenas se esboza en el avance de la pierna derecha. Presenta el libro, símbolo de la evangelización y la cruz de su martirio. Se corona con nimbo calado de hojarasca barroca. Mide 0’95 m. La imagen está repintada. Por la finura escultórica y los datos que se conservan, podemos clasificar esta imagen del s. XVII, relacionada con la escuela sevillana de Bautista Vázquez, que representa la nota exquisita y delicada desde el último tercio del s. XVI.

IMAGEN DE NUESTRA SEÑORA DE LA PEÑA

Nuestra_Señora_de_la_PeñaActualmente se la conoce con el nombre de Virgen de Candelaria. Es una obra de comienzos del s. XVII, de la escuela sevillana, pero repintada a fines del s. XVIII. El niño parece ser un añadido, también del s. XVIII. No existe relación entre la actitud absorta de la Virgen y la espontaneidad expresiva del Niño, y tampoco entre este y la mano de la Virgen que lo sostiene. Lleva un vela de cera en la mano derecha. A los pies de la Virgen, y tallada en el mismo bloque, asoma la media luna y tres cabezas de querubines. Mide 0’97 m. Sobre su cabeza leva corona imperial.

IMAGEN DE SANTA RITA

Santa_RitaEs una imagen de vestir que, en el s. XVIII, se veneraba en el santuario del Cristo de los Dolores. De facciones correctas y actitud delicada. Lleva una cruz en su mano izquierda. Mide 1’07 m.

CUADRO DE SAN FELIPE APÓSTOL

San_Felipe_ApóstolEstá colocado en la calle derecha del segundo cuerpo del retablo. Mide 1’96 x 1’20 m. Con el tiempo se ha levantado parte de la pintura, destaca la imagen de S. Felipe como figura central. En el ángulo bajo derecho, hay un retrato del que sólo queda la parte de la cara y de las manos levantadas. A la izquierda, entre el paisaje del fondo, se distingue una escena de personajes, con indumentaria frigia, que debe referirse al martirio del Apóstol. En el centro, S. Felipe con manto de tonalidades rojas y blancas. La mano derecha sostiene el crucifijo, su símbolo personal y definitivo, porque según se cree, fue crucificado en la región de Frigia.

CUADRO DE SANTA CATALINA

Santa_CatalinaEn el lado derecho del retablo, el cuadro de Sta. Catalina parece de la misma mano o de la misma escuela que el anterior. Ambos se han atribuido a Gaspar de Quevedo. Mejor conservado que el anterior, el trabajo en esta obra es muy minucioso. Una diferencia con el cuadro de S. Felipe es que el de la santa presenta un fondo neutro. Pero existen elementos comunes como el dibujo, la pincelada y finos toques de pintura blanca para marcar arrugas de la carne. A juzgar por la indumentaria podrían clasificarse del s. XVIII. Sta. Catalina presenta los atributos de su martirio: rueda, palma, espada y la cabeza del emperador Majencio a sus pies.

CUADRO DE SAN PEDRO

San_PedroLas pinturas de S. Pedro y S. Pablo aparecen siempre relacionados con el altar del Santísimo Sacramento. Por otra parte, la forma curve en los marcos nos sugiere su pertenencia a un retablo que no puede ser otro que el del altar mayor. El cuadro de S. Pedro presenta la figura del apóstol con sus correspondientes atributos: llaves, libro, y, a sus pies, la espada y oreja, que hacen alusión a su intervención en defensa del Maestro en el huerto.

CUADRO DE SAN PABLO

San_PabloLleva libro y apoya la mano derecha en la empuñadura de la espada. El hecho de no poner nimbo a los santos, muestra cierta tendencia realista. A pesar de ello, predominan los convencionalismos clásicos, en la madurez del rostro, disposición del pelo, situación casi frontal y manto sobre un hombro para cruzarse por delante de la túnica y enroscarse en el brazo.

CUADRO DE LOS DESPOSORIOS

Los_DesposoriosComposición sencilla y recogida, que responde a la leyenda tomada de los evangelios apócrifos y representa el momento en que el sacerdote bendice los desposorios. Los tres únicos personajes queda envueltos por la tenue luz del Espíritu Santo. Mide 1’90 x 1’10 m. Con influencia sevillana, cae dentro del círculo del maestro Quintana (al igual que los dos anteriores). Se reconocen algunas similitudes de composición y colorido con el cuadro del mismo tema que pintó Cristóbal Hernández de Quintana, y se conserva en la Igl. de Ntra. Sra. de la Concepción de la Orotava.

CUADRO DE LA ANUNCIACIÓN

AnunciaciónEste cuadro lleva la firma de su autor: “GASPAR QUEVEDO ME FECIT”. Representa el momento en que María, ante el arcángel S. Gabriel, acepta la maternidad divina. Mide 1’68 x 1’15 m. La fecha de su composición habría que situarla en torno a 1670. El fondo se reduce a densos nubarrones que permiten entrever la acción del Espíritu Santo realizando el misterio de la Encarnación. El mensajero divino señala hacia arriba y muestra una azucena, para desechar cualquier temor, ya que Dios respeta su integridad virginal. María representa una serie de virtudes con su correspondiente símbolo: la humildad de su gesto, la sencillez de su vestido, la oración (un libro en la mano), el trabajo (un cesto de ropa), la virginidad (un florero de azucenas) y la sumisión (un perro dormido)..

TECHUMBRE OCHAVADA

TechumbrePodría clasificarse como techumbre del antiguo presbiterio del s. XVI. Es una armadura ochavada con labor de lacería superpuesta, que revela la más pura influencia mudéjar. Desprovista de elementos barrocos, muestra al exterior la austeridad del color mismo de la madera con perilla central colgando del almizate.

telefono servicio de recogida de chatarra

sede electronica

portal del empleado

comunicar incidencias

vente

aula mentor