Seleccionar página

ARQUITECTURA

ESTRUCTURA Y DETALLES ARQUITECTÓNICOS

exterior iglesia y convento

Santuario Santísimo Cristo y Convento

El Santuario del Santísimo Cristo de Tacoronte pertenece a un conjunto conventual perteneciente a la orden de los agustinos hasta la desamortización, por Real decreto de 1837, que autorizaba al gobierno para destinar a establecimientos de utilidad pública los edificios conventos suprimidos, aunque hay que señalar que a estas alturas, la comunidad de monjes agustinos estaba prácticamente extinta, convirtiéndose el convento en Casa Consistorial y la iglesia pasó a depender de la parroquia de Santa Catalina de Alejandría Mártir.

casa del fundador

Casa del Fundador

A finales del siglo XVI, existía ya la ermita de San Sebastián, según consta en el “Libro de Fábrica” que comienza con un inventario del año 1599. En 1649, los frailes agustinos calzados fundaron el Convento de San Sebastián, sirviéndose de la primitiva ermita, como capilla, para los oficios religiosos. La ermita tuvo vigencia y dio su nombre al convento hasta que se construyó el nuevo templo conventual.

El 1 de Noviembre se acordó que el capitán D. Tomás Castro y Ayala, regidor de la isla de Tenerife, fuese patrón del convento agustino de Tacoronte, lo cual le obligaba a labrar la capilla mayor y colocar en ella la imagen del Varón de Dolores que había traído de Madrid (obra atribuida al escultor portugués Manuel Pereira, en cuyos inicios sufrió el juicio del Tribunal de la Santa Inquisición, pero que al final fue objeto de culto debido a la emoción que pronto despertó en todos los canarios).

interior del conventoHacia mediados del siglo XVII se edificó el convento de planta cuadrada en torno a un patio central, alzado de dos pisos con gruesos muros encalados, y el claustro interior de doble galería columnada en sus cuatro frentes.

El actual santuario del Cristo de los Dolores se construyó hacia el año 1664. Por estas fechas, el maestro Domingo Rodríguez estaba trabajando en la construcción de las naves de la iglesia de Santa Catalina. No es extraño que se le contratase para hacer la nueva iglesia del convento de San Agustín. En 7 de Mayo de 1664, Juan Alonso de Córdoba, oficial de cantería y cabuquero, se obliga a sacar en el plazo de un mes determinados cantos para la fábrica del santuario del Cristo en nombre de Domingo Rodríguez, maestro de cantería. Todo esto financiado por el capitán D. Diego Pereyra de castro, patrono del convento.

interior de la iglesiaLa iglesia tiene planta basilical de tres naves con sus cubiertas cerradas por un solo tejado, cuatro tramos, capilla mayor rectangular y sacristía con acceso directo al presbiterio y al claustro conventual. En el alzado, las columnas pseudodóricas descansan sobre basamento cúbico, fuste liso y ábaco de perfil saliente; cuatro modillones en las esquinas, con carácter de ménsulas, establecen el paso del capitel al ábaco, del que arrancan los arcos de medio punto, volteados con molduras en el frente y en el intradós. A los pies de la iglesia, se reducen los arcos y las medias cañas de las columnas se adosan a la pared de relleno. Sobre las tres naves de este primer tramo se sitúa el coro alto, al que se entra por la galería superior del convento. En la entrada al presbiterio, se resaltan las columnas con estrías muertas, el ábaco se engrosa y, sobre él, se coloca un trozo de entablamento, como en el barroco de las catedrales andaluzas. Los muros van encalados, excepto la fachada principal, labrada en piedra (fachada manierista, uno de los ejemplos más bellos e inusuales de Canarias por estar realizada en su totalidad en piedra, existiendo pocos ejemplos de esta tipología); las puertas laterales y las ventanas se enmarcan con sillería. Las puertas laterales, enfrentadas, comunican, una con el claustro del convento y la otra, llamada de San Sebastián, con la calle, mediante arcos de medio punto.

 

telefono servicio de recogida de chatarra

sede electronica

portal del empleado

comunicar incidencias

vente

aula mentor